Consejos para tener un perro y gato como mascotas

No es algo extraño tener una mascota de qué forma un cánido en casa. Tampoco lo es tener un gato de qué forma animal de compañía. Lo que no es usual es tener un cánido y un gato conviviendo bajo el mismo techo como mascotas de una misma persona o familia. Lo que no quiere decir que sea algo imposible. A pesar del renombrado dicho de que se llevan de qué forma el cánido y el gato, la convivencia entre los 2 es posible si seguimos algunos consejos para tener un perro y gato como mascotas. -Agresividad. El nivel de compatibilidad entre perros y gatos viene marcado por su historial de agresividad. Debemos indagar si nuestro cánido o gato ha tenido un comportamiento beligerante previamente. Si es de esta forma, la convivencia será prácticamente imposible. -Comportamiento. Los gatos son más independientes y requieren su espacio para vivir al paso que los perros son más sociables y intentan más nuestra compañía. A un gato podemos dejarlo solo pero a un perro, normalmente, no. El espacio de convivencia debe estar perfectamente delimitado para que no existan roces innecesarios( de qué forma si fueran consuegros). -Socialización. De exactamente la misma forma que las personas, las mascotas deben aprender a vivir juntas. En el caso de perros y gatos, las pautas son, como resulta lógico, diferentes. En primer lugar, podríamos dirigir a cada animal una artículo del otro, un arrapo o un juguete, por ejemplo. Ese artículo llevará el olor del animal y de este modo comprenderán que no representa una amenaza. Al principio es bueno tenerlos en habitaciones separadas para entonces estar todos juntos en la misma habitación y de esta forma se acostumbran a compartir el mismo espacio y vernos a nosotros interactuar con ellos, juntos o por separado. -Compartir juegos. Es un factor más que ayuda a la convivencia. Jugar a la pelota o correr con ellos. Se trata de que comprendan que no hay distinciones entre ellos y que tiene nuestra atención.”